Colores de Chiapas.

“Uno de los cambios principales que presentan los  textiles, es la moda”.

Una de las técnicas textiles  prehispánicas  ha sobrevivido hasta nuestros días,  un ejemplo es el telar de cintura del municipio de Zinacantán.

En este  pueblo se ha trabajado en la conservación de las formas de la vestimenta tradicional, incluyendo los textiles que se elaboran en esta zona. 

La diversidad de colores, diseños, cultura y tradición son las creaciones artesanales hechas por manos de gente de pueblos originarios, muestran su tradicionalidadcosmovisión y parte de la identidad  reflejada en el vestuario de hombres, mujeres, niñas y niños, a pesar de la influencia de la moda que actualmente existe.

A pesar del arraigo cultural y de las vestimentas tradicionales es bueno saber que éstas permiten reconocer a sujetos de diferentes grupos de pueblos originarios, pero han sido abandonas por muchos que ahora visten ropas occidentales, al tiempo que algunas mujeres usan ropa originaria cotidianamente.

La mujer ha sido portadora y realizadora de la gran gama de textiles, mismos que juegan un papel en la conservación cultural, este arte ha sido  transmitido de generación en generación, dicho aprendizaje empieza desde temprana edad, en el caso de las mujeres.

Después de la llegada de los españoles estas modas (textiles) hasta la fecha no  han desaparecido por el arraigo cultural que prevalece en la gente de los pueblos originarios.

Las regiones tsotsiles aportan una gran variedad de trajes, destacan las montañas de Chiapas, donde, en más de 50 comunidades, los habitantes siguen fieles a sus vestidos, cuyas raíces se remontan a más de 2500 años, desde los inicios de la cultura maya. En este reportaje nos enfocaremos a Zinacantán “Lugar de Murciélagos”, pueblo de origen tsotsil, fue tributario de las culturas del centro de México, prueba de ello lo constituye el significado del nombre de la comunidad,  de origen náhuatl, así como la elaboración del vestido tradicional de novia, de influencia teotihuacana.

Zinacantán, se caracteriza por el gran colorido de sus artesanías, que van desde la elaboración de textiles hasta las hechas a base de barro. Sobresalen los tapetes, blusas, caminos de mesa con motivos florales, así como los huipiles tradicionales para novia confeccionados con hilos de algodón y plumas de ganso,  todas ellas hechas en telar de cintura siguiendo las costumbres de las mujeres de antes.

11029492_789518434489381_6776233969075350008_n.jpg

Entre estas flores destacan el alcatraz, girasol, entre otras. Según la artesana Juanita Pérez, “los textiles tienen mucha flor, flor de girasol, de alcatraz, porque aquí en Zinacantán sembramos flores y ahora ya ponemos de muchas flores más, por eso sacamos el dibujo también nosotras”.

“los textiles de Zinacantán, son un tipo de arte muy importante, ya que es un tipo de narración más abstracta y nos habla de la  idiosincrasia de un pueblo en específico, además dentro de estos tejidos hay elementos  muy repetitivos que siguen siendo significativos  y  otros que se  van trasformando con el tiempo, porque adquieren nuevos  significados con las nuevas generaciones. Además de todo esto la moda juega un papel muy importante en la evolución de los textiles porque se van transformando radicalmente, sin embargo lo importante es que las mujeres se siguen identificando con sus  textiles”.

 

lote-12-bolsas-de-mano-artesanales-cuadradas-de-zinacantan_iZ603630933XsZ153388700XpZ5XfZ153388700-591555381-5XvZgrandexIM.jpg

  María Orantes, Diseñadora  dijo: “uno de los cambios principales que presentan los  textiles, es la moda”.

Ésta se va cambiando según las influencias de medios de comunicación como la televisión y los programas que se emiten, que son vistos por las señoras quienes se guían de estos para hacer nuevos modelos.

La diversidad de sus multicoloridas artesanías también imita al valle del pueblo  lleno de  vida y el color que dejan ver las flores de los invernaderos, éstas últimas son parte importante de la economía del  pueblo,  así como también lo son sus rituales.

La variedad que podemos encontrar en la producción de textiles es posible por los diseños elaborados con diferentes técnicas: brocados, bordados, tipo de prendas y materiales originales como: lana, hilos de algodón y tintes naturales.

162.jpg

Con paciencia van tejiendo en la urdimbre de los días aquellos hilos que empujados por la fuerza impertinente del machete de madera habrán de formar el tejido de  su vida, hasta dejar proyectada en esa obra su cosmovisión, aspiraciones, cultura  y costumbres.

Con mucha devoción las mujeres tejen amarradas a un telar de cintura que les exige su esfuerzo y dedicación; por medio de un árbol que las une al cielo, al sol, al aire, a la tierra y a los dueños del inframundo.

En la primera etapa de los textiles se encuentra  el telar de urdimbre colgante, éste es tejido de algodón, elaborado con los dedos. Poco a poco se fue buscando una forma más fácil de hacerlo y así es como aparece el telar de cintura que es conocido también como telar de dos barras o de palitos.

La técnica del brocado es sustituida por la de los nudos hechos a mano, sobre la trama de algodón se urden con los hilos de lana los motivos del diseño, nudo a nudo, trama por trama, así se van creando los hermosos hilados.

Los diseños tradicionales plenos de armonía y simbolismo encuentran en nuestros diseños de nuestras bolsas un nuevo medio de expresión conservando el manejo del color y los conceptos de composición.

Una de nuestras hermosas artesanas nos dijo que “los textiles son de suma importancia, porque es la herencia cultural de los pueblos originarios, son parte de la raíces que expresan su cosmovisión, historia y modos de vida. Quienes elaboran este trabajo son las mujeres por ello, yo admiro lo que hacen, además de que reflejan una gran sabiduría y conocimiento”.

Y claramente tiene razón ya que cada Pueblo tiene diferente Historía y modos de vida.

Nuestra experiencia

Adentrarse en el mundo de una mujer tejedora de Zinacantán  significó conocer su cotidianeidad, a su vez los distintos círculos sociales en los que se desenvuelven y su vida en familia.  Al mismo tiempo pudimos darnos cuenta  que las tejedoras son mujeres que no tienen  normas  escritas y a través de esta actividad fortalecen  su identidad  como  hombres y mujeres tsotsiles.

Las mujeres de Zinacantán se integran  en grupos de características comunes, por ejemplo, los lazos familiares  y la necesidad de formación de organizaciones, principalmente comerciales.

Gracias a los textiles tradicionales se reconocen los elementos culturales que forman el imaginario que sobre el indígena se ha construido en el exterior de la comunidad; son rasgos culturales que en realidad existen y a su vez emplean para su beneficio esos elementos que en el afuera son identificados como el ser indígena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s